UDINE de las EU Gimbernat- Cantabria colabora con Valdecilla y el IDIVAL, en un estudio para identificar y evaluar marcadores que permitan diagnosticar la enfermedad de Parkinson en sus etapas iniciales

Impulsado por el grupo de investigación de enfermedades neurodegenerativas, el proyecto combina datos clínicos, genéticos y de imagen molecular cerebral.

Titulado 'Estudio de biomarcadores motores, genéticos y de imagen en la enfermedad de Parkinson prodrómica asociada a la mutación G2019S de LRRK2 en Cantabria', este proyecto, con una duración de tres años, es financiado por el Instituto de Salud Carlos III.

El Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y el Instituto de Investigación Sanitaria Valdecilla (IDIVAL) están desarrollando un proyecto para identificar y evaluar la utilidad de marcadores y herramientas que permitan diagnosticar la enfermedad de Parkinson en sus etapas iniciales, antes de que aparezcan los síntomas característicos de la enfermedad.

Con este objetivo, el grupo de investigación de enfermedades neurodegenerativas del IDIVAL, liderado por el doctor Jon Infante, jefe de sección de Neurología de Valdecilla, ha diseñado un estudio que trata de detectar en un grupo de pacientes en riesgo de Parkinson signos clínicos como son la presencia de alteraciones sutiles de la marcha, de los movimientos oculares o de la destreza manual. Estos datos clínicos se combinarán con datos genéticos y de imagen molecular cerebral para definir un conjunto de variables que permitan adelantar el diagnóstico de la enfermedad.

Además del grupo de enfermedades neurodegenerativas del IDIVAL, en este estudio participan investigadores de diverso ámbito que aportan una visión multidisciplinar, como especialistas de los Servicios de Medicina Nuclear y Otorrinolaringología de Valdecilla, investigadores de la Unidad de análisis del movimiento de la Escuela universitaria de Fisioterapia Gimbernat-Cantabria, adscrita a la Universidad de Cantabria y un grupo de matemáticos del Departamento de matemáticas, estadística y computación de la Universidad de Cantabria.

Según el doctor Jon Infante, este proyecto supone un paso más dentro de la que constituye una de las principales líneas de investigación del grupo de enfermedades neurodegenerativas del IDIVAL.

Ha explicado que los investigadores del grupo llevan años siguiendo una amplia cohorte de portadores asintomáticos de una mutación que confiere un riesgo aumentado de Parkinson y que tiene una elevada frecuencia en Cantabria (gen LRRK2). El seguimiento de esta población de estudio va a permitir identificar las alteraciones más tempranas que se producen en la enfermedad de Parkinson y posibilitará el desarrollo de ensayos clínicos en las fases más iniciales de la enfermedad, que contarán con mayores posibilidades de éxito.

 


Categorías